Métodos básicos para el diagnóstico de riesgos laborales.

December 2, 2021

Conoce nuestros productos AQUÍ o escríbenos a abenavides@sarralle.com o llámanos al +52 1 81 1090 0640

Para que una empresa pueda aplicar un buen sistema de seguridad laboral, debe enfocar sus esfuerzos en establecer una evaluación de riesgos, definiendo los puestos de trabajo, identificando y / o limitando los riesgos individuales.

El punto de partida es identificar todas las actividades que se llevan a cabo en el puesto de la organización, ya que sin él es imposible evaluar con precisión los riesgos a los que están expuestos todos los empleados. La prevención esta en tus manos.

Si bien ésta responsabilidad siempre le corresponde al empleador conforme a la Ley de Protección a Riesgos Laborales, se puede cumplir de acuerdo con varios supuestos: El empleador que tiene a su cargo la evaluación de riesgos es a quien se le asigna. Los empleados posteriores, cuando el servicio finaliza de acuerdo con un acuerdo con una empresa en particular, lo hacen utilizando sus propios servicios de rescate o utilizando servicios de rescate conjuntos.

Evalúa los factores de riesgo

Para poder identificar los riesgos de manera eficaz, es necesario contar con la experiencia del personal o de sus representantes, ya que son actores realmente importantes en esta función. 

Por otro lado, la observación también puede ayudar enormemente.

Finalmente, se tendrá que evaluar los aspectos físicos, como radiación, luz, ruido, vibración, temperatura, etc., debe medirse utilizando la tecnología necesaria para obtener valores confiables. 

Con esto, intentamos identificar incidentes que pueden o no poner en peligro la salud de los empleados.

Determina la probabilidad y el severidad (gravedad)

Con cada lista de riesgos, es importante determinar la probabilidad de qué ocurran y determinar su gravedad. Para medir ambos factores usaremos la siguiente escala desarrollada por la Comisión Europea:

Probabilidad: una oportunidad importante, potencial e inevitable

Gravedad/Severidad: inexistente, sin lesiones, lesiones leves, lesiones leves, lesiones graves, fallecimiento, varias muertes

Por tanto, el mayor riesgo sería aquel cuyas consecuencias negativas  son inevitables y la causa de muchas muertes y en este caso nos enfrentaremos al riesgo de que debamos detener esta actividad si no la afrontamos.


Determina quienes están afectados.

Los riesgos pueden afectar a empleados y terceros. Para entender esto, podemos pensar en el resultado de la explosión de una nube tóxica o el colapso de una sustancia en un cruce.

También conviene recordar que no todas las personas están expuestas a determinados riesgos, por lo que pueden estar presentes los siguientes grupos: personas con discapacidad, personas que padecen alergias, personal sin experiencia, mujeres embarazadas (incluidas las madres lactantes), trabajadores de edad avanzada, empleados. Al tomar medicamentos con determinados problemas o enfermedades (escoliosis, alergia a agentes físicos) etc.

Al conocer a las personas que pueden verse afectadas y su condición, podemos planificar mejor las operaciones de rescate, rutinas de emergencia en caso de accidentes, costos de capacitación y más. Y sabemos que podemos minimizar el impacto de los riesgos.

Plan de prevención

Es posible que las medidas preventivas no siempre eliminen el riesgo, pero es nuestra responsabilidad reducir la probabilidad y la gravedad de lo que buscamos.

Necesitamos darles capacitación a los empleados sobre los riesgos, con el fin de encontrar formas de evitarlos. También es posible que necesitemos obtener materiales aislantes directamente de un automóvil y tengamos que practicar cómo usarlos.

De forma recurrente se deberá llevar una evaluación de riesgos y las medidas de seguridad se controlarán periódicamente para garantizar la seguridad de los empleados y el correcto funcionamiento de sus operaciones.

Con esto podemos prevenir y reducir la probabilidad de riesgos en el centro de trabajo o línea productiva.

Conoce nuestros productos AQUÍ o escríbenos a abenavides@sarralle.com o llámanos al +52 1 81 1090 0640

Publicaciones relacionadas